Batería de Ni-MH

De El Museo de los 8 bits
Saltar a: navegación, buscar
Cargador y pilas de níquel e hidruro metálico.

Una batería de níquel-hidruro metálico (Ni-MH) es un tipo de batería recargable que utiliza un ánodo de oxidróxido de níquel (NiOOH), como la batería de níquel cadmio, pero su cátodo es de una aleación de hidruro metálico. Esto permite eliminar el costoso (y medioambientalmente peligroso) cadmio a la vez que se beneficia de una mayor capacidad de carga (entre dos y tres veces la de una pila de NiCd del mismo tamaño y peso) y un menor efecto memoria. Por contra, presentan una mayor tasa de autodescarga que las de NiCd (un 30% mensual frente a un 20%), lo que hace que estas se perpetúen en nichos de largos periodos entre consumo (como los mandos a distancia, luces de emergencia, etc), mientras que son desplazadas por las NiMH en el de consumo continuo.

Cada célula de Ni-MH puede proporcionar un voltaje de 1,2 voltios y una capacidad entre 0,8 y 2,9 amperio-hora. Su densidad de energía llega a los 80 Wh/kg. Este tipo de baterías se encuentran menos afectadas por el llamado efecto memoria, en el que en cada recarga se limita el voltaje o la capacidad (a causa de un tiempo largo, una alta temperatura, o una corriente elevada), imposibilitando el uso de toda su energía.

Los ciclos de carga de estas baterías oscilan entre las 500 y 700 cargas, algunos de sus inconvenientes son las "altas" temperaturas que alcanzan en las cargas o en los usos.

Cómo se debe escribir

El término correcto para las pilas de Ni-MH es "níquel e hidruro metálico" y para evitar malas interpretaciones se debe respetar esa forma.

Las siguientes formas (en su mayoría derivadas del inglés nickel-metal hydride) son incorrectas y deben evitarse: "níquel metal hídrido", "hidrato de níquel metálico", "hídrido metálico de níquel", "hidruro de metal de níquel", "hidruro de níquel metal", "hidruros metálicos y níquel", "metalhidruro de níquel", "níquel de hidro-metal", "níquel-hidruro metálico", "níquel metal hídruro", "níquel-metal hydrido"... y muchas otras variantes.

Historia

La primera batería de NiMH destinada al mercado de consumo para pequeñas aplicaciones aparece en el mercado en 1989 como una variación de la pila de níquel e hidrógeno de los años 70[1]. El desarrollo del electrodo positivo fue hecho por el Dr. Masahiko Oshitani de la empresa GS Yuasa, que fue el primero en desarrollar la tecnología de electrodos de pasta de alta energía. La asociación de este electrodo con las aleaciones híbridas de alta energía para el electrodo negativo, descubierto por Philips Laboratories y el Centre National de la Recherche Scientifique de Francia en los años 70, permitieron crear la batería de NiMH.

Aplicaciones

Batería Ni-MH de alto poder del Toyota Prius, Japón.
Batería Ni-MH hecha por Varta, Museum Autovision, Altlußheim, Alemania

Las aplicaciones de las baterías NiMH para vehículos incluyen todos los vehículos de propulsión totalmente eléctrica como el General Motors EV1, Honda EV Plus, Ford Ranger EV y el scooter Vectrix. Vehículos híbridos como el Toyota Prius, Honda Insight o las versiones híbridas de los Ford Escape, Chevrolet Malibu y Honda Civic Hybrid también las utilizan. El transporte público de la ciudad de Niza (Francia) cuenta con el tranvía de piso bajo Alstom Citadis.

Varios modelos de robot la utilizan entre ellos el célebre prototipo humanoide ASIMO diseñado por Honda.

La tecnología NiMH se utiliza ampliamente en baterías recargables para electrónica de consumo. Son muy útiles en esta porque sus electrodos se pueden soldar sin problemas. Necesitan cargadores específicos para NiMH ya que los de NiCd no sirven (aunque sí suelen servir a la inversa, de NiMH para NiCd). Actualmente, son habituales los modelos que cargan los dos tipos.

Referencias

Enlaces externos