Flatout



Categoría(s): Carreras

Descripción

FlatOut es un juego que destaca en cierta manera sobre otros intentos del mismo estilo por el empeño y buen hacer que han demostrado sus creadores. Sin embargo, en ocasiones y en algunos apartados que más adelante se explicarán se ha apreciado su vena exhibicionista y provocadora.

El juego en sí no es otra cosa que un juego de competiciones alternativas dejando de lado los llamativos coches de Gran Turismo y sus circuitos profesionales. El objetivo es asociarnos un coche e ir consiguiendo abrirnos paso a través de carreras cada vez más difíciles y con una recompensa mayor. La pega viene en la pregunta que todo jugador se termina por hacer, ¿y luego qué?

Para empezar, podremos crear un perfil en el que tendremos que elegir coche, cada uno con diferentes características y podemos ir al concesionario para cambiar de coche o hacer una puesta a punto comprando neumáticos o accesorios de motor que mejorarán el coche de cara a la carrera.

Una vez en el menú carrera, podremos elegir entre categoría bronce o bonificación. En la modalidad bronce disputaremos una serie de pruebas donde correremos contra otros coches. Los premios más destacados son 1000 euros en el primer puesto y 300 en el tercero. Cada vez que ganemos una carrera o premio, se nos abrirá un circuito o campeonato inmediatamente superior en el que podremos ganar más dinero.

En el apartado carreras destaca sobre otros juegos el buen hacer en el apartado gráfico y sobretodo una física de los objetos que resulta impresionante. Así, mientras conducimos podemos chocarnos con barriles, árboles, troncos, agua y estos objetos responderán deforma prácticamente idéntica a como lo harían en el mundo real. Otro punto destacable es que los objetos destrozados que han quedado en la pista en vueltas anteriores no desaparecen, con lo que a cada vuelta nos iremos encontrando con más obstáculos. Y cuidado con chocarse con alguna estructura medianamente rígida como postes telefónicos o puentes por que nuestro conductor en este caso saldrá disparado por la ventana delantera del coche de una forma extraordinariamente realista, que bien podrían utilizar en los anuncios de tráfico para ver las consecuencias de los accidentes.

Un punto negativo en esta competición es la aparente poca sensación de velocidad con la que se muevan los coches excepto cuando pulsamos el botón Nitro que nos dará durante unos segundos más potencia al coche. También, resaltar lo fácil que resulta ganar las carreras y manejar todos los vehículos que aparentemente no tienen mucha diferencia entre sí en cuanto a conducción se refiere. Con simplemente no chocarse contra ningún objeto podremos acabar siendo los primeros, pero si nos chocamos no hemos de preocuparnos por que el resto de coches son fácilmente alcanzables. Una vez que vas el primero sin problemas al esquivar los obstáculos, resultan un poco monótonos los circuitos.

Pasando ya al polémico apartado de “Bonificación” decir que aquí los programadores se han dejado llevar por la provocación y el espectáculo macabro gratuito. El concepto bonificación viene a resumir un apartado en el que tendremos que realizar diferentes pruebas. Si superamos los datos que nos proporciona el juego se nos abrirán nuevas pruebas. Para empezar, decir que la mayoría de las pruebas consisten en acelerar el coche al máximo y frenar en el momento justo para que el conductor salga disparado por el cristal delantero y que el cuerpo del citado conductor alcance determinada altura o longitud, entre otras cosas

Las pruebas más llamativas son las de longitud y altura en las que el cuerpo tiene que alcanzar unas medidas establecidas; bolos o diana donde se lanza al conductor a modo de dardos o pelota; la prueba del payaso, donde el cuerpo del conductor tiene que atravesar la boca de un payaso grande de cartón...

Sin duda estas pruebas son de un espectáculo bastante gratuito aunque como he mencionado siempre se podrá justificar como un ejemplo de por qué hay que tener cuidado con el coche...

Como he dicho, estas pruebas y las carreras sirven para el entretenimiento en algún momento determinado o aquellos que quieran conducir con obstáculos sin mayores pretensiones ya que una vez acabado el juego no quedan más alicientes.

Aparte del ya mencionado buen apartado gráfico, tanto las carreras como las pruebas van acompañadas de un buen surtido de música que nos permiten meternos de lleno el la piel del conductor, aunque afortunadamente solo es un juego.En definitiva, un juego muy trabajado y muy entretenido pero que a la larga puede pecar de monótono.